Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
Octubre 24, 2014, 11:49:42
Inicio Ayuda Buscar Calendario Ingresar Registrarse
Noticias: Mundo Roedor posee un lugar donde charlar con el resto de usuarios, accede aquí al nuevo Chat

+  Mundo Roedor
|-+  Otros temas
| |-+  Artículos
| | |-+  Ardillas de México
« anterior próximo »
Páginas: [1] Imprimir
Autor Tema: Ardillas de México  (Leído 1614 veces)
Mundo Roedor
Mundo Roedor
Forero novato
*****
Mensajes: 74


Ver Perfil
« : Enero 08, 2008, 10:45:56 »


ARDILLAS DE MÉXICO
(Spermophilus adocetus)

Las ardillas son uno de los grupos de mamíferos silvestres más conocidos en las ciudades y sus alrededores; se les puede ver en los parques, en los jardines de muchas casas y algunas veces hasta se les mantiene como mascotas. Esta familiaridad con las ardillas se debe en gran parte a su actividad diurna y a sus hábitos gregarios. Hace no más de cuatro o cinco décadas, algunos de los biólogos pioneros de la mastozoología mexicana narraban sus experiencias sobre la presencia y la abundancia de ardillas: "En la tierra caliente del mismo estado [refiriéndose a Guerrero], los cuiniques (Spermophilus adocetus) eran de tal manera abundantes que al cruzar los caminos, los caballos y recuas de los arrieros los aplastaban con las patas" (Villa, 1986).


A su vez, Álvarez del Toro escribía en 1977, sobre el género Sciurus: "Se oyó algo así como un fuerte aguacero que se aproximaba. Sin embargo el cielo estaba despejado; a los pocos momentos se escuchó un rumor difícil de identificar hasta que hicieron su aparición las primeras ardillas y se resolvió el origen del ruido, mas no así el motivo, porque eran tantos los individuos que avanzaban por los bejucos, ramas y suelo que fue muy difícil calcular el número".

A las ardillas e les puede encontrar desde en regiones templadas y tropicales hasta en zonas áridas o desiertos, por lo que el estudio de su historia natural ha tenido una profunda influencia en el desarrollo de las teorías ecológicas y pueden considerarse como indicadores de algunas asociaciones ecológicas particulares. La importancia de las ardillas justifica cualquier esfuerzo por difundir el conocimiento actualmente disponible acerca de ellas.

En el México antiguo, en general se conoció a las ardillas grandes como techálotl y a las pequeñas como mototli. El conocimiento indígena alcanzaba ciertos detalles más allá de este nivel y distinguía tipos de ardillas terrestres y arborícolas, y ocasionalmente ciertos morfotipos y colores. Así, llamaban cuauhtechálotl a las ardillas grandes de árbol y cuauhtechalotlíltic a las ardillas arborícolas diurnas de color negro. Por otra parte, a las ardillas "voladoras" o planeadoras (Glaucomys volans) se les daba el nombre de quimichpatlan o quimichpatlani (quimichin = ratones + patlani = que surcan el aire), lo que hacía referencia a la membrana que tienen entre sus extremidades y que les sirve para planear entre los árboles.

Igualmente, la partícula tlal (de tlalli = tierra) parece haberse aplicado a ardillas terrestres como en tlaltechálotl (ardilla terrestre grande), probablemente del género Cynomys, y tlalmototli (ardilla terrestre pequeña), probablemente a las especies menores del género Spermophilus, puesto que a las especies mayores de este género (como Spermophilus variegatus) simplemente se les denomina –aun hoy día– "techalotes".


Diversidad

Las ardillas son roedores pertenecientes a la familia Sciuridae, que se encuentra ampliamente distribuida por todo el mundo y sólo están ausentes en Australia, Madagascar, las regiones polares, el sur de Suramérica y algunas zonas áridas del viejo mundo.

En esta familia se reconocen actualmente 261 especies en el mundo, distribuidas en 51 géneros que incluyen las ardillas terrestres, marmotas y "perritos" de las praderas (Spermophilus, Ammospermophilus, Marmota y Cynomys), ardillas "voladoras" o planeadoras (Glaucomys), arborícolas (Sciurus) y las Tamias, que tienen sus madrigueras en la tierra o nidos en huecos de árboles. Todas son de actividad diurna, a excepción de las ardillas "voladoras", que son nocturnas.

Actualmente se reconocen 35 especies de ardillas en México, incluidas en 7 géneros, y 13 de ellas son endémicas (véase cuadro 1). Representan 41.2% de las 86 especies registradas para Norte y Centroamérica. La mayoría de las especies que se encuentran en México son de hábitos terrestres (21 especies) y 14 son arborícolas. Sin embargo, estos extremos no son estrictos; algunas especies construyen sus madrigueras en la tierra y pasan gran parte de su actividad diaria en los árboles, como los chimocos (Tamias sp.) y las ardillas de tierra tropicales (tezmos, Spermophilus annulatus).


Distribuición

Los esciúridos son un grupo de roedores de origen neártico; existen registros fósiles desde el Oligoceno medio en Norteamérica y el Pleistoceno en Suramérica; al parecer, las ardillas terrestres, arborícolas y planeadoras no aparecieron hasta el Mioceno.

La mayoría de las especies de ardillas tiene una distribución amplia, lo que indica que pueden vivir en una gran variedad de ambientes. Sin embargo, varias de las especies endémicas tienen una distribución restringida y son el resultado de poblaciones relictuales que se separaron de las especies más cercanas por los cambios de vegetación ocurridos durante la última glaciación; tal es el caso de Spermophilus perotensis, S. madrensis, Cynomys mexicanus y Tamiasciurus mearnsi; algunas especies como Cynomys ludovicianus tienen una distribución restringida en nuestro país porque sólo un extremo de su distribución llega a México.

La mayor diversidad de especies en México se encuentra en la Sierra Madre Occidental, particularmente en la Sierra de Chihuahua-Durango y el Eje Neovolcánico. Estas áreas son de importancia por su alto grado de endemismo, ocasionado por la intrincada topografía y los tipos de vegetación que limitan la dispersión de muchos pequeños mamíferos.

Una de las áreas con mayor diversidad de esciúridos en el noroeste de México es el estado de Sonora (10 especies en 5 géneros), que presenta tres influencias faunísticas: especies de bosques templados de la Sierra Madre Occidental, especies desérticas con un amplio rango que se extiende hasta Arizona y especies de pastizales que se extienden hasta Nuevo México y Chihuahua.


Importancia ecológica

En algunas ocasiones son indicadores del estado de conservación del ecosistema por su estrecha relación con asociaciones vegetales particulares y son importantes dentro de las cadenas tróficas, ya que no sólo consumen una gran cantidad de semillas sino que pueden ser dispersores de éstas y por otra parte pueden consumir muchos insectos que podrían convertirse en plagas. Asimismo, las ardillas son una fuente de proteína para las aves de presa (halcones, águilas), así como para otros carnívoros menores (coyote, zorro, gato montés, tejón, comadreja) e incluso de algunos reptiles como serpientes de cascabel, por lo que representan un papel ecológico destacado en las comunidades naturales.


Alimentación y adaptaciones al medio

Las ardillas tienen una alimentación muy variada; las terrestres del género Spermophilus se alimentan de una gran cantidad de insectos y sus larvas, diversas plantas anuales y raíces. Las arborícolas consumen los brotes y cortezas de ramas en crecimiento, los conos de las coníferas, polen, frutos, semillas y hongos. En algunos casos pueden ser oportunistas y consumir los huevos o polluelos de algunas aves.

Estas especies tienen el hábito de almacenar semillas en los huecos de los árboles; en ocasiones las entierran y aunque siempre recuerdan dónde las han ocultado, algunas no son consumidas. Las semillas son transportadas por las ardillas en un par de abazones (bolsas en las mejillas de roedores) hasta donde las ocultan o almacenan, que no es necesariamente en su madriguera o nido y posteriormente las seleccionan y consumen.

A lo largo de su evolución las ardillas han mostrado una gran capacidad de adaptación a los cambios continuos del medio ambiente mediante mecanismos fisiológicos, morfológicos y conductuales, logrando sobrevivir en desiertos extremosos y en áreas donde se presentan bajas temperaturas y nieve durante gran parte del año. Spermophilus sp. hiberna durante 8 a 9 meses y reduce sus patrones de actividad a sólo cuatro meses. La ardilla de Mojave, Spermophilus mohavensis, y la ardilla antílope, Ammospermophilus spp., coexisten en la misma zona y han seguido estrategias diferentes para sobrevivir. La ardilla antílope presenta adaptaciones fisiológicas y conductuales para resistir temperaturas ambientales altas y se mantiene activa durante todo el año, en tanto que la ardilla de Mojave resuelve el problema mediante la estrategia de letargo de siete meses en el periodo más crítico, de agosto a febrero.

Las ardillas presentan comportamiento de hibernación o estivación. El comportamiento rítmico diario de muchas especies de ardillas está determinado por un "reloj biológico" endógeno, usualmente en combinación con factores físicos externos, como la variación diaria en la luz del día y la noche. Las estrategias de hibernación varían entre las especies dependiendo de lo riguroso de las condiciones climáticas, la disponibilidad de alimento y el tamaño corporal.

Algunas ardillas como las Tamias presentan periodos breves de letargo que se alternan con actividad y alimentación, mientras que algunas Spermophilus acumulan la suficiente cantidad de grasa para soportar periodos de 4 a 5 días continuos de letargo. El tamaño corporal y el costo energético de reducir y elevar la temperatura corporal de los límites de su temperatura basal es determinante para seguir una estrategia.


Estrategias y historia de vida


Las ardillas arborícolas generalmente son solitarias; sólo en la época de apareamiento llegan a formar grandes comunidades; las planeadoras suelen pasar el invierno en grupos como una estrategia de termorregulación y evitar la pérdida de calor durante esta época.

Las ardillas presentan una amplia gama de sistemas sociales, desde especies solitarias hasta especies muy sociales que forman harenes (e.g. Cynomys sp.), donde mantienen complejas jerarquías e interacciones. Armitage (1961) ha definido cinco grados de sociabilidad, usando como criterio el grado de traslapamiento en las áreas de actividad: 1] Especies esencialmente solitarias; 2] Especies que viven en colonias o agregaciones de hábitat favorables pero donde todos los miembros viven individualmente; 3] Especies en las que los machos defienden el territorio de varias hembras, pero en los cuales las hembras viven separadas; 4] Especies en las que un macho forma un harén, en el que varias hembras comparten una madriguera, y 5] especies con sistemas de multiharenes.

El periodo de reproducción de las ardillas arborícolas puede variar en el año, pero generalmente está asociado con los periodos de lluvia y mayor disponibilidad de alimento. Tienen de 2 a 6 crías por parto, con un promedio de 4 a 5. Las ardillas de tierra tienen un periodo de reproducción más definido y asociado a la disponibilidad de recursos, presentando incluso una marcada influencia en las formas de agrupación y grados de sociabilidad. Sin embargo, los cuiniques (S. adocetus) ardillas de tierra tropicales, al parecer no presentan un periodo reproductivo claramente definido. Generalmente las especies de ardillas más sociables son aquellas que tienen un mayor tamaño corporal, con un periodo de cría relativamente corto y una disponibilidad de recursos marcadamente estacional.

Amenazas

De las 35 especies que existen en México, 8 se encuentran en alguna categoría de riesgo y por lo menos 13 son endémicas (Semarnat NOM-059-ECOL-2001; tabla 1).

Los cambios en la composición y riqueza de las comunidades vegetales han favorecido a unas especies y perjudicado a muchas otras. Las ardillas no son la excepción; algunas de ellas, como Spermophilus adocetus y S. variegatus han ampliado su distribución llegando incluso a convertirse en plaga; otras, como Glaucomys volans y Spermophilus perotensis han mostrado una reducción en sus poblaciones.

Si bien es cierto que la capacidad de adaptación y reproducción de algunas especies de ardillas les permite superar o resistir las presiones que ocasionan los cambios de uso del suelo, otras presentan asociaciones a ecosistemas muy particulares con requerimientos de hábitat específicos, como las ardillas "voladoras", que viven en poblaciones aisladas en áreas montañosas de bosques deciduos mixtos de pino-encino, pino-encino-abeto, y actualmente la especie ha desaparecido en varias localidades por la tala inmoderada de estos bosques. Otro caso similar es el de Sciurus aberti que se encuentra particularmente asociada con la presencia de pino amarillo (Pinus ponderosa); sus poblaciones, que son generalmente escasas, han disminuido debido a las tasas de deforestación que ocasionan la fragmentación del hábitat, poniendo en riesgo la existencia de esta especie.

Por otra parte, el comercio de subsistencia de estas especies se realiza por medio de la captura de crías por los campesinos para venderlas como mascotas en los mercados de las ciudades o en las carreteras, sin una autorización legal, y por lo menos unas diez especies (e.g. Sciurus aureogaster, Spermophilus mexicanus) están sujetas al aprovechamiento cinegético bajo los linea-mientos de la Ley General de Vida Silvestre. Sin embargo no existen datos cuantitativos que permitan evaluar si estas especies son realmente de un interés cinegético o solamente son de interés en la caza tradicional de algunas comunidades rurales.
En línea
Páginas: [1] Imprimir 
« anterior próximo »
Ir a:  


Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión


Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.19 | SMF © 2006-2008, Simple Machines
SMFAds for Free Forums
XHTML 1.0 válido! CSS válido!
Esta obra se encuentra protegida mediante una Licencia Creative Commons Creative Commons License Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 2.5